Arrinconada en una habitación circular


No se me ocurrió un título más original para este post…

El que uno sea libre de hacer lo que quiere siempre está limitado por algo. Las leyes, la moral, las buenas costumbres, el derecho del otro son esos ‘algos’ que, aunque esté bien que existan, nos hacen sentir ciertamente atados en nuestro accionar.

Estos límites, hoy por hoy, parecen irritarme más que nunca.

Estoy en una época algo extraña… tengo 20 años, casi 21, y me siento como una adolescente. Atolondrada, sin rumbo, tomando decisiones apresuradas y dejándome llevar por mis sentimientos, que brotan descontroladamente y, así como llegan, se van para ser reemplazados por otros. Mis padres y hermanos me controlan todo el tiempo, me limitan, y me retan. Me persiguen varones como nunca en mi vida (me da risa que usé la palabra ‘varones’, ¡es tan de la primaria esa expresión!). Las responsabilidades me repelen. Odio, y no tolero casi que me digan lo que tengo que hacer. Aunque sepa que está bien.

¿Qué me pasa? ¿Padezco de una suerte de regresión mental hacia etapas que ya viví, o que ya tendría que haber vivido? ¿O será que cada día que pasa soy más inmadura?

Me imagino a los 40 años yendo a bailar a City Hall. Dios no lo permita…

No digo que no sea divertido, en cierta forma, llevar una existencia vertiginosa y llena de colores. Pero a cierta edad, la idea es desarrollarse, crecer, madurar en pos de formar los cimientos de la vida adulta. Hay un tiempo para la pavada, y otro para empezar a ser un adulto con todas las letras…

No termino de entender si esto es algo por lo que me deba preocupar en encontrar una solución rápida, o si debo aplicar el concepto de ‘laissez-faire, laissez-passer‘ (‘dejar hacer, dejar pasar‘ según me enseñaron en el colegio).

Por ahora el psicólogo me es algo impagable. Ergo, sopórtenme por el momento en mi síndrome Verano del 98 (?)

Foto ‘tineiyer’

Anuncios

3 comentarios en “Arrinconada en una habitación circular

  1. Nadie dijo que es obligación, como parte del ciclo de la vida, pasar de una etapa infantil (quizás un poco pueril) a una etapa maduril *.
    Es perfectamente normal vivir varias etapas al mismo tiempo… podés ser madura para unas cosas y una pendeja para otras… hasta podés ser madura y pendeja para las mismas cosas… la clave está en encontrar el equilibrio, que suena re trillado pero es posta… si sabés dónde actuar maduramente y dónde actuar de manera infantil, se te va a hacer más fácil todo…
    Y sino, de última, si querés psicoanalizarte y no te alcanza, andá a la peluquería… ellos saben todo…

    * Chiste robado de Les Luthiers.

  2. Dario (DAROX) dijo:

    No hay soluciones sencillas a problemas tan complejos, pero creo que un paso fundamental en uno de tus ejemplos es impedir que te reten adquiriendo responsabilidad (por voluntad propia). Yo pienso que ese reto que vos dejas que hagan es porque dejas incompleto algo para sentir el reto y que el límite no sea solo límite sino también amor y atención.
    Un día yo tuve un flash y me dije: no me gusta que me reten. Y mi solución a lo que no me gustaba fue: no dar motivo a que me reten. adelantándome a mis responsabilidades y obligaciones.

    saluditos!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s