Noviembre, andate de una vez

No sé por qué, pero el mes de Noviembre me cae mal.

Lo asocio con rupturas, soledad, impotencia económica… y hasta inestabilidad hormonal inexplicable.

Hace poco mis niveles de histeria estaban por las nubes, y pido perdón a la gente que me tuvo que sufrir hasta que se normalizaron. No obstante, mis arcas se encuentran vacías y la falta de libertad que eso me hace sentir me tiene aún un poco sacada.

¿Qué tiene ésta época del año que me irrita tanto? No me pasó nada malo, Molly sigue vivita y maullando, sigo trabajando, tengo una buena familia, techo, comida y amigos…

Quizás el contraste con el benévolo Diciembre lo opaca tanto que lo hace ver como un mal mes.

Diciembre lo tiene todo: mi cumpleaños, fiesta anual de la empresa (el mismo día), aguinaldo, comienzo del tan esperado verano, Navidad y Año Nuevo. Es tan lindo… y está tan lleno de color…

No veo la hora de que comience… Y que lleguen pronto las 20 horas de mañana, así puedo empezar a disfrutar de mi fin de semana. Una muy pesada, por cierto…

Un besote, a los que lean, y a los que no… no les va a llegar nunca. Cuac.

Anuncios

Sigo tratando de saber qué se siente comisionar

Estamos a 21, hoy revisé la tablita de evaluaciones y seguía faltándome una. Un compañero me dijo ‘ya está, ya comisionaste’, pero no sé si creerle. En esta vida me han ilusionado y desilusionado mucho. No quiero pensar en la ropa que no me voy a poder comprar o en las golosinas que no me voy a comer. Así que… esperemos que la semana que viene me confirmen de una $%·$%· vez si mi premio por productividad se hizo efectivo… o no. Redoblante de tambores hasta entonces

Basta de hablar de laburo.

Jueves y viernes tengo feriado por Thanksgiving. No sé qué hacer con ese tiempo. Quizás deba… visitar gente, dormir, limpiar mi cuarto o pintar un cuadro.

Si se les ocurre algo, propongan…

Un besote.

¿Qué se siente comisionar?

Eso.

¿Qué se siente hacer las cosas tan bien, que te tengan que pagar de más? ¿Qué se siente ser veloz y eficiente? ¿Qué se siente al saber que no faltaste nunca, que siempre llegaste a tiempo a hacer tu labor como la empresa quiere?

Todavía no sé. Si al 20 de este mes sigue todo como está o MEJORA, les voy a poder decir. Hasta entonces, tengo mucho tiempo para arruinar todo mi trabajo duro xD

Buen finde, personas…

¡Crece de una vez, raquítico condenado!

Eso le decía el papá de Manolito (amigo de Mafalda, si no la conocés a Mafalda estás out, gordi -?-) al malvoncito del patio, para que creciera.

Sólo les quiero comentar que la autora de este vertiginoso blog se pasó la tarde saltando en un castillito inflable. Y la pasó bomba.

¿Crecer? No me rompas. Dejame disfrutar mi post-adolescencia con regresión a la niñez en paz.

Me olvidé lo que iba a escribir

Ah, sí. Me acordé.

Tengo la cabeza que me explota.

Pero ordenar todos esos explosivos cognitivos en forma de palabras para que ustedes entiendan qué me pasa va a ser algo complicado y no me sale. Por cuestiones legales (posta) no puedo contar mi principal preocupación. Me pidieron que mantenga la confidencialidad. Espeeeeeeeeero que se solucione. Lo único que puedo adelantar es que siento la imperiosa necesidad de contratar un patovica o conseguirme un novio (puede ser ‘de utilería’) que me proteja.

¡Buen miércoles! No salgan sin paraguas.

Depositaron

Hoy compré la primera billetera de mi vida. No sé con qué la voy a llenar, cobré una miseria este mes. Fue una compra bastante irónica.

También compré una vinchita con un moño, tan tierna que le quedaba bien hasta a mi papá. Y unos aros que pienso estrenar pronto.

Estoy esperando que la vida me sorprenda con algo. No sé si con amor u otro sueño personal en proceso de realizarse. Pero que se viene el estallido, se viene.

¡Estoy feliz! Y falta lo mejor… eso creo…