¡Blog, no mueras! ¡No vayas a la luuuuuuuz!

Como que lo tenía abandonado al coso éste.

Se supone que, como pasó mucho tiempo desde la última vez que posteé, tendría que redactar un texto frondoso, afilado y descriptivo sobre este silencio de radio al que los sometí. Bah, como si hubieran prendido la radio para oírme decir algo… jajaja!

Pero no, no tengo muchas ganas de escribir. Tengo ganas de entretenimiento barato, idiota y poco constructivo, que no me haga pensar. Ese trabajo me lo doy yo todos los días, aunque cada tanto me tomo vacaciones. Es extenuante ser una maquinadora mental full time.

Se me fue gente, si es que alguna vez estuvo. Otros llegaron, con bizcochitos y una coca para compartir, y su compañía me hace muy bien, hacen volar las horas. Altibajos anímicos, yankies pidiendo benefits para outpatient physical therapy done in the office, cine, lluvia, cantar hasta que la voz no dio más, dejar de usar acondicionador un tiempo, recobrar la ira de Molly, levantarme a las 9 y despertarme 10.30… son cosas que salpicaron mis últimos días. Nada extravagante, nada del otro mundo, cosas que pasan en la vida, que pasan en las películas, que pasan en TNT. Pero estoy bien. Me siento bien.

Los dejo hasta la próxima transmisión 🙂

Anuncios