Internet y telefonía móvil: el playback de las relaciones interpersonales

En un estado semi onírico, anoche tuve una especie de revelación. Digo ‘una especie’ porque la idea viene rondando mi cabeza hace muchísimo tiempo, pero nunca de manera tan clara como anoche, en la oscuridad de mi cuarto y bajo el incipiente calor de mis sábanas.

Vivimos en la cultura de lo inmediato. Todo tiene que ser ya. Todo viaja a 3 mbps, está precocinado para estar listo en un minuto, y cuando se cae el sistema es una vergüenza. Vas, venís, entrás, salís, comés, tomás, llamás, cortás, y tiene que ser en diez minutos o menos. Nuestros cuerpos, nuestras mentes y hasta nuestro corazón parecen haberse acostumbrado a esa vorágine; y lo que es más inquietante, comienzan a exigir el ritmo que le ¿hemos? impuesto.

Esta cada vez más multifacética herramienta que llamamos Internet ha tenido (y aún tiene) mucho que ver con esta aceleración. Personalmente puedo decir que me habituó a obtener respuestas instantáneas a todas mis necesidades no-fisiológicas, entre ellas la de socializar, conocer gente, relacionarme.

Relacionarme.

Por experiencia ajena, sé que en un pasado no demasiado lejano relacionarse significaba un esfuerzo importante, pero a la vez implicaba una gratificación directamente proporcional. Una carta, un llamado telefónico, una visita daban a entender la trascendencia que dicha relación tenía para quien las elaboraba. No hablo exclusivamente de relaciones de pareja, aclaro. Hablo de todo tipo de relaciones. Amistades, familiares, incluso comerciales.

Entonces, el esfuerzo era necesario. Costaba llegar al otro. Pero, como ya señalé, los frutos eran casi siempre buenos.

Lo que Internet ha hecho es ayudar a la supresión total del esfuerzo.

Estamos allí, en la lista de conectados, totalmente visibles y expuestos a quien quiera contactarnos o saber cosas de nosotros, durante horas y horas. No damos lugar a la sorpresa, no damos lugar a la pregunta ‘¿qué será de la vida de Fulano?’ ni al consiguiente ‘le voy a pegar un llamadito, a ver cómo anda’.

No sé si por vaga u orgullosa, casi no saludo a la gente por el mensajero instantáneo, o no mando mensajes de texto por el celular. Suelo pensar que si no me hablan es porque tienen cosas más importantes que hacer o no les interesa saber cómo esté. A veces hasta me entristezco y enojo, porque alguien se desconecta sin haberme dirigido la palabra. O porque no me contestó un mensaje. Y ahorro aún más esfuerzos, por ‘temor’ a que mi amigo/contacto me crea una molestia o interrupción.

Wooow, wow, wow. Stop. Paremos la moto.

Si te pasa esto que me pasa a mí, tenemos que plantearnos lo siguiente (y perdón por la dureza):

¿En qué momento de la vida nos volvimos tan… limitados mentalmente como para dejar que medios de comunicación, saturados de ruidos y falencias, reemplacen la versatilidad de la expresión humana al punto tal de ignorar la influencia de otros medios mil veces más importantes? ¿Desde cuando un ‘bip’ en el celular o la ventanita titilante del MSN son capaces de decirte cosas profundas acerca del otro? Casi nunca podés verle la cara, no podés saber qué sucede a su alrededor, no podés percibir el tono de su voz o cómo te miraría de estar en frente tuyo. No sabés si las palabras que leés tienen la misma interpretación que les quiso dar quien las escribió. Y lo que es peor, no todos tienen la capacidad de volcar su esencia en las palabras que escriben con la misma pureza con que las sienten.

Leer a alguien no es lo mismo que conocerle (es irónico que plantee ésto en un blog, ya que en él pretendo dar a conocer una parte importante de lo que soy como persona, y les juro que soy lo más fiel posible a las palabras que escribo).

Lo importante es que no se puede encomendar el funcionamiento de las relaciones humanas a la buena de Internet o de las redes de telefonía celular. No dejemos lugar al teléfono descompuesto. No dejemos que una respuesta tardía o inexistente nos haga prejuzgar el sentir del otro. No dejemos de apreciar el valor expresivo de un gesto, un abrazo, una mirada, un abrazo, una caricia, una sonrisa o una lágrima. Hay tantas cosas que charladas frente a frente, café o mate de por medio, enriquecen tanto o más que un tipeo incesante… y el tiempo que ocupamos esperando una respuesta bien podría ser llenado con carcajadas, con besos, o con una mirada que lo diga todo.

Soy de las que piensan que la tecnología puede ayudarme en mil cosas, pero no sirve para representarme como ser humano. De éso me ocupo yo, gracias.

Anuncios

3 comentarios en “Internet y telefonía móvil: el playback de las relaciones interpersonales

  1. te imaginás qué genial sería tener que ESFORZARSE muchísimo para ver a “esa” persona?
    lo que quiero decir es… ahora dependemos de los malditos sms, del ruidito del msn. me encantaría estar totalmente incomunicada, extrañarlo (ah sí, te tengo que contar algo), y básicamente tener que luchar para verlo, conectarnos… creo que sería mucho más profundo todo.

  2. highmind dijo:

    Hola vengo a opinar.

    Que curioso, nunca pero nunca le presto atencion al msn, siempre estoy conectado pero jamas inicio conversaciones a menos que tenga que arreglar algo, por ende con la gente que no es cercana a mi pasan meses sin que hablemos y muchas veces me terminan borrando.

    Pero, justamente por todo lo que expones aca es que el msn me sirve de mucho muchas veces. Yo tengo cierta habilidad para expresarme ya sea en vivo y en directo, en msn o lo que sea, lo que me vale a la hora de entablar cualquier tipo de relacion. El problema es que me volvi muy autista, es como que me sature y ya hace un tipo largo que estoy en esta modalidad. Cada año en la facultad cuando se forman grupos de amigos o de trabajo practicamente nunca formo parte activa de los mismos porque no me interesa. Pero, el tema viene porque en la facultad tenemos un sistema donde se puede buscar personas por el nombre y apellido y siempre en tu comision terminas sabiendo el nombre y apellido de los demas, cuestion que me agrega gente al msn que muchas veces no tengo idea quien es, y asi termine enroscado con compañeras con las que tenia cero onda. Pero todo esto es porque a mi me gusta hacer las cosas en persona, si me gusta alguien que veo por ahi y tengo posibilidad de hacer algo lo hago, siempre de forma indirecta porque no me gusta mostrarme en lo que pienso o siento hasta que llega el momento.

    Internet es una poderosa herramienta e influye en tu vida tanto como vos la dejes, pasa que muchos de tus amigos/conocidos usan internet para todo y no te queda otra mas que contactarlos por ahi. Yo solia ser una persona muy pero muy sociable y hoy por hoy estoy aburrido de casi todo asi que solo me relaciono por alguna necesidad (y no me refiero solo al sexo) hablo de todo en general. hace mucho que no hago nuevos amigos por internet y lo peor es que no siento la necesitad de hacerlo, esta bien o esta mal? ni idea no me preocupa.

    De lo que si disfruto de las relaciones a traves de internet es que puedo ser yo mismo y expresar casi todo lo que pienso cosa en persona muchas veces no puedo hacer. No se si a ustedes les pasa yo siento que todos se ponen una mascara en la vida solo por el hecho de quedar bien ante los demas, incluso en internet hay gente que sigue en ese plan, no se que ven en el hecho de que otro tenga que aprobar lo que decis que haces, o lo que decis que pensas. Muchos se escudan en “la moral” pero no se porque me cuesta creerles cuando hablan, sera porque la moral es una buena mascara?. A mi siempre me critican cuando doy una opiñon en un foro por ejemplo, pero en realidad yo soy franco en lo que digo y siento que me saco un gran peso de encima expresando lo que pienso, lo que a los fundamentalistas morales siempre les cae mal, y a su vez a mi me parece que ellos se ponen esa mascara y que en realidad son peores porque nunca sabes cuando se la van a sacar.

    En fin me fui un poco por las ramas, pero en si quise dejar mi punto de vista de lo bueno y de lo malo en lo que relaciones de internet se refiere.

    Cya.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s