Friends

Primero que nada, efemérides. El día del amigo fue impuesto por un señor que aprovechó el sentir de unión mundial al momento en que el hombre pisó la Luna (hecho del que muchos dudamos), escribiendo montones de cartas a cientos de países, recibiendo cientos de respuestas a ellas. Entonces se decidió ubicar el día del Amigo los 20 de Julio. Y el mercado decidió a su vez convencernos de que tenemos que juntarnos en lugares de ocio, boliches, bares, restaurantes, mandar mensajes a medio mundo, comprar tarjetas y regalos, y mil cosas más. Y la gente se toma tan en serio la celebración que si no salís con ella ese día, no la llamás, no aparecés, tu amistad se ve devaluada cual peso argentino en el 2001: ‘No, vos no saliste conmigo el día del amigo, no me llamaste, no hiciste nada, ¡¡ahora te jodéeess!!’.

Soy de esas personas que no disfrutan de la imposición de tareas, costumbres o actividades. Soy responsable, sí, pero la mayor parte del tiempo refunfuño si me dicen lo que tengo que hacer. En este momento me molesta la imposición a festejar la existencia de amistades que ya casi no son tales, porque la distancia y el tiempo han hecho lo suyo… o bien una que está tan firme que no necesita que se la destaque por orden del almanaque y de las vidrieras de los negocios. Tan firme que se la celebra con ese amigo a cada momento, ya sea bueno, malo, pésimo, gracioso, triste, melancólico, eufórico… siendo el 20 de julio un día más. Además, ¿se imaginan tratando de salvar tantas relaciones descuidadas durante años en el corto lapso de 24 horas terrestres? Yo no puedo.

No me parece mal que se quiera aprovechar la oportunidad para recuperar el tiempo perdido. No obstante, las condiciones para hacerlo no son mejores un día como hoy que otro día X. Cualquier momento debería ser ideal para reencontrarte con un viejo amigo que no ves hace mil años, para reír y recordar buenos momentos…

Para terminar, aunque el tema dé para largo, les presento una frase con la que no podría estar más de acuerdo:

En todo tiempo ama el amigo, y es como un hermano en tiempos de angustia.”

(Proverbios 17:17, la Biblia)

Besotes.

Anuncios