Atentado

Hoy es uno de esos días en que el tiempo parece haberse detenido. No sólo eso, sino que tuvo la delicadeza de hacerlo justo en un fotograma poco favorecedor, en que me veo perdida y desarreglada.

Hay una nube de sopor sobrevolando Mundo Ce. Poco viento, apenas una leve brisa que esporádicamente se decide a soplar, recuerda a los transeúntes que hay aire para respirar. Los ciudadanos están cansados, con la mirada extraviada y olvidando las tareas que tienen pendientes. Los pocos que tienen fuerza para trazar metas, o para anhelar siquiera, ordenan movimiento a sus músculos, mas éstos no obedecen.

Extraños sin rostro y de siluetas difusas soltaron, se sospecha, gases anestésicos en la tropósfera de este excéntrico pueblito. Huyeron, raudos, no sin antes gritar dolorosas calumnias. Como quien mira la paja en el ojo ajeno, sin ver la viga en el propio.

No hay ayuda humanitaria o Greenpeace que saque a Mundo Ce de ésta, por lo cual se estima que los propios habitantes, de a poco, recuperen la consciencia, se pongan de pie y se pongan a trabajar para convertirlo en lo que algún día (o quizás nunca antes) fue. Y encargarse de nunca más darle paso a los representantes del retroceso, la calumnia y la traición, que a su momento, confío, cosecharán lo que han sembrado.

🙂

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s