Bostezos

Bostezos a repetición.

Más de una persona, a esta altura del año, ya tiene la sensación de haber sido pisoteada por, mínimo, un par de paquidermos machos.

¿Qué tiene marzo? ¿Por qué es tan largo, o mejor dicho, por qué parece más largo que otros meses con la misma duración?

Otro bostezo.

No sé si es por la semejanza entre los nombres, pero Marzo me suena demasiado a Martes. La gente odia los martes, en general. Están muy cerca del fin de semana que se fue y muy lejos del próximo. Es como si faltara mucho para el momento copado de la semana. Asimismo, Marzo está muy lejos de momentos copados del año como el aguinaldo de junio, la primavera septembrina y el festivo diciembre (que, además, tiene aguinaldo).

Bostezo. Es increíble cómo leo, escucho o escribo cualquier palabra de la familia del verbo bostezar y de inmediato acaece el fenómeno fisiológico. De nuevo. ¡Es casi una historia de nunca acabar!

Es tiempo de ir a reposar el cuerpo. Los abandono, no sin antes dejarles el detalle frívolo diario (pero hermoso, no me jodan) de contarles que finalmente me hice un alisado semipermanente en el pelo y estoy lacia como una geisha. Oh, sí.

Besos a quienes los merezcan… de verdad.

Anuncios

Un comentario en “Bostezos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s