Informe de la Presidencia

Ante todo pido disculpas a los visitantes fortuitos de mi pequeño espacio virtual que no hayan encontrado lo que estaban buscando. Sé que la gente llega a mi blog usando keywords como “gorda ridícula”, “Marolio” y frases varias de los Simpsons, y estimo que deben llevarse poco de aquello que querían encontrar. Es Google, no yo, el que los engaña.

Luego de esta pequeña disclaimer, procedo a comentar (a quien esté interesado) algunas cosas que están sucediendo en el noble país que presido…

  • Irrefutabilidad en la situación de aumento del tejido adiposo en el sector centro-sur. Sí, queridos, he engordado. Lejos estoy de las épocas en que mi madre creía que tenía problemas psicoalimentarios. Ha quedado demostrado, por si quedaba alguna duda, que siento pasión por los alimentos, en especial cuando he de ingerirlos. Con el objeto de no ser confundida con una mujer en la dulce espera o bien no tener que agrandar los marcos de las puertas de mi casa, he tomado la determinación de reducir el consumo de bebidas carbonatadas, especialmente la que en chino se llama “deliciosa felicidad”, o algo así. Así que ya saben, si los visito, guárdenme Levité de Manzana o Naranja, Aquarius, Cepita, etcétera. Otro tipo de medidas antiadiposidad consiste en (como vengo prometiendo) anular por completo el consumo de chatarra y limitar el de dulces a lo mínimo indispensable.
  • Comienzo de la actividad académica propiamente dicha. Actualmente curso dos materias de la carrera de Comercialización, siendo una de ellas, en una apreciación personal de complejidad, un jeroglífico dibujado por un egipcio disléxico y alcohólico (¡Matemática! ¿Cómo adivinaron?). Introducción al Derecho resulta ser una vieja amiga que me resulta sencilla y llevadera. Dedico mucho tiempo a la primera y poco a ésta última… pero pronto tendré que encontrar un equilibrio para no sobreestimar una materia que puede ser vencida, ni subestimar una que también requiere su cuota de preparación.
  • Resfrío. Esto es algo más bien reciente. Gracias al bendito calentamiento global, la amplitud térmica se fue al cuerno, y con ella, mis defensas. No soy un maldito litro de leche, como para que me sometan al proceso UAT y pretendan que salga una Cecilia fresca y saludable, ¿entienden? Esperemos que sea una cosita de nada y pueda volver pronto a las actividades con el mismo ímpetu (cuac) que me caracteriza.
  • Planificación económica. Mi compañera de trabajo y modelo de conducta ha elaborado, previa consulta al Ministerio de Economía de Mundo Ce, un presupuesto de gastos mensuales que promete rendir excelentes frutos. ¿Será este el comienzo de un período de austeridad pronta a convertirse en prosperidad? ¿Se abrirán nuevas puertas producto del ahorro? ¿Tiraré todo al cuerno para comprarme unos zapatos de Paruolo? Lo único que puedo afirmar es: Alea jacta est.

Debo interrumpir el presente informe para ir a almorzar y a pensar en otra cosa que no sea el dolor de cabeza punzante que estoy teniendo ahora mismo. No sé si clavarme otros 2 paracetamoles o pedir un escarpelo…

Hasta luego, polluelos.

Anuncios

Al fin

“¡Ya soy universitario! ¡Ya no necesito el diploma de la escuela secundaria! ¡Soy intelectual, muy inteligente! ¡Soy intelectual, muy inteligente! Ay, qué bonito soy…”

Bueno, con esto se cae de maduro, queridos lectores, que logré vencer las barreras del tiempo, la indecisión y la flojera mental aprobando el examen de ingreso de la UADE.

La nota la tendré en estos días, pero sé que aprobé porque ya pude meterme a mis sesiones web de todas las áreas de la universidad e incluso ya les debo $1.200.

La provincia del Físico también tiene buenas noticias, queridos. Dientes y resto del organismo serán debidamente arreglados de aquí al año 2011. Un país con obras es un país que avanza. (?)

Quiero agradecer públicamente a todos aquellos que, a su manera activa o pasiva, han colaborado con estos pasos enormes (a mi criterio) que pude dar en el último tiempo. Las cosas han cambiado mucho y presiento que lo mejor aún no ha llegado. Si no fuera por ustedes, fieles lectores y por sobre todo, amigos… el estatismo me hubiera devorado. Hoy puedo decir que puedo darle pelea a cualquier situación que se me ponga adelante…

Ce está feliz. Al fin.