Plebiscito #1

Favor de responder a la siguiente cuestión:

Anuncios

Falta amor

Voy a escribir algo que puede resultar oscuro.

Voy a escribir sobre el amor, sí.

Amor para mucha gente es equivalente a un estado de elevación de tonalidades rosadas que embebe relaciones entre seres humanos. Y según el saber emocional popular, como ser los cancioneros que se engrosan cada vez más desde tiempos inmemoriales, amor no correspondido es sinónimo de tristeza, desolación y abandono, y en casos extremos, la muerte.

El no amado, o el abandonado, deja de sentir los latidos de su corazón, el aire se vuelve un elemento faltante para él, añora como un hijo de prostituta las épocas de holding hands y, más aún, aquellas grandiosas e inolvidables noches hormonales (que quizás no fueron tan buenas, pero en definitiva, peor hubiera sido nada; peor está ahora).

Eso sí: pocos hablan de qué sucede cuando el amor finalmente vence los obstáculos (que los padres se opongan, que un tercero atente contra la relación, que las distancias los separen, que los mensajes de texto no les lleguen, etcétera) y florece entre los amantes. Pocos hablan de qué pasa cuando esa primavera emocional culmina y las flores dejan lugar a… la persona, en crudo.

Todo lo que puedo ver en esta instancia es egoísmo, celos, dobles mensajes, arranques de locura, gritos, y casi un deseo de hacer que el otro reconozca que no tiene razón y que nosotros somos los amos incuestionables de la verdad. El orgullo se despliega con toda su ponzoña y desgarra la unión entre los que se amaban. No sea cosa que quedemos como arrastrados; que venga él, que ella me pida disculpas, acá la víctima soy yo. Desastre. Los deseos personales pre-amor se vuelven de pronto muy cocoritos y logran prevalecer a los proyectos compartidos. No quiero comprometerme a nada, no me gustan las ataduras, soy muy joven para estas cosas. Primero estoy yo, y mis proyectos.

Ataduras.

Este mundo enfermo se ocupó de bastardear la esencia, el significado del amor. Nadie entiende ya que se trata de entregar sin mirar. De esperarlo todo, sufrirlo todo, poder hacerlo todo en pos de lo que amamos. Sufrirlo todo, o sea, bancarse absolutamente todo lo que venga, incluyendo el que no nos amen a nosotros en cambio o la muerte misma. Todo deja de tener sentido si no amamos de esta manera. Si no amamos es como si no hubiéramos vivido. Fuimos realmente un desperdicio.

Puede ser incómodo que no nos quieran, pero no por eso tenemos que dejar de amar. Porque amar es lo que nos hace especímenes únicos, y lo que realmente puede salvar este mundo.

El último tiempo tuve despertares grises, incómodos. Sonará bien estúpido, pero cuando no percibo la calidez del amor me siento desolada, desesperanzada y con temor, como quien es abandonado a su suerte sin armas para defenderse ni alimento para sobrevivir. Atravieso la ciudad porque la cotidianeidad me lo pide, y veo más lujuria que afecto, más egoísmo que amabilidad, más odio que misericordia. Todo me está dando asco, terror, impotencia. Falta amor. Maná tenía razón, falta amor.

Bipolaridá (sic)

[…]Los patrones de cambios del estado de ánimo pueden ser cíclicos, comenzando a menudo con una manía que termina en una depresión profunda. En ocasiones pueden predominar los episodios maníacos ó los depresivos. Algunos de estos trastornos se denominan ‘de ciclado rápido’ porque el estado de ánimo puede cambiar varias veces en un período muy breve de tiempo. Otras veces se presenta el llamado “estado mixto”, en el que los pensamientos depresivos pueden aparecer en un episodio de manía o viceversa. Cuando el trastorno afectivo bipolar se presenta en niños, generalmente aparece en su forma mixta. Los síntomas maníacos y depresivos se pueden dar simultáneamente o en una sucesión rápida en la denominada fase mixta. Durante la fase depresiva el paciente puede presentar:

  • Pérdida de la autoestima
  • Ensimismamiento
  • Sentimientos de desesperanza o minusvalía
  • Sentimientos de culpabilidad excesivos o inapropiados
  • Fatiga (cansancio o aburrimiento) que dura semanas o meses
  • Lentitud exagerada (inercia)
  • Somnolencia diurna persistente
  • Insomnio
  • Problemas de concentración, fácil distracción por sucesos sin trascendencia
  • Dificultad para tomar decisiones y confusión general enfermiza, ejemplos: deciden un cambio repentino de empleo,una mudanza,o abandonar a las personas que más aman como puede ser una pareja o familiar(cuando el paciente es tratado a tiempo deja de lado las situaciones “alocadas” y regresa a la vida real,para recuperar sus afectos y su vida).
  • Pérdida del apetito
  • Pérdida involuntaria de peso
  • Pensamientos anormales sobre la muerte
  • Pensamientos sobre el suicidio, planificación de suicidio o intentos de suicidio
  • Disminución del interés en las actividades diarias
  • Disminución del placer producido por las actividades cotidianas

En la fase maníaca se pueden presentar:

  • Exaltación del estado de ánimo
  • Aumento de las actividades orientadas hacia metas (es decir, creen que pueden con todo, llegando a pensar que en pocos meses serán estrellas de cine,o grandes empresarios,y si los contradicen suelen enojarse y pensar que el mundo está en su contra)
  • Ideas fugaces o pensamiento acelerado
  • Autoestima alta
  • Menor necesidad de dormir
  • Agitación
  • Logorrea (hablar más de lo usual o tener la necesidad de continuar hablando)
  • Incremento en la actividad involuntaria (es decir, caminar de un lado a otro, torcer las manos)
  • Inquietud excesiva
  • Aumento involuntario del peso
  • Bajo control del temperamento
  • Patrón de comportamiento irresponsable
  • Hostilidad
  • Aumento en la actividad dirigida al plano social o sexual
  • Compromiso excesivo y dañino en actividades placenteras que tienen un gran potencial de producir consecuencias dolorosas (andar en juergas, tener múltiples compañeros sexuales, consumir alcohol y otras drogas)
  • Creencias falsas (delirios)
  • Alucinaciones (escuchan y ven cosas, o se sienten amenazados por objetos como semáforos, automóviles, etc., a los que consideran también sus enemigos, en los peores de los casos).

Hay variaciones de este trastorno. Los estados de ánimo cambian rápidamente (en un año se pueden manifestar entre 4 o más cambios de ánimo) como también pueden cambiar lentamente. Una vez estabilizado el paciente se reencuentra con su vida social, laboral, e incluso afectiva, evitando escaparse de si mismo y de su entorno ,para así estar en convivencia con su pareja ,amigos y familiares. El bipolar “paranoide” con delirios de (persecución), por lo general piensan que todos están en su contra o no responden a sus exigencias, así también creen que quieren coartar sus proyectos por envidia, maldad, o interferencia. En términos psiquiátricos, esto se llama ciclos rápidos o acelerados y ciclos lentos, respectivamente. Los ciclos ultrarápidos, en donde el ánimo cambia varias veces a la semana (o incluso en un día), suelen ocurrir en casos aislados, pero es ciertamente una variable real del trastorno. Estos patrones de cambios de ánimo son asociados con ansiedad y altos riesgos de suicidios.[1] Algunos estudios han sugerido una relación correlativa entre la creatividad y el trastorno bipolar. Con todo, la relación entre ambas todavía permanece incierta.[2] [3] [4] Hay un estudio que muestra un incremento en la creatividad, con lo cual el individuo logra obtener ciertas metas y objetivos. […]

Fuente: http://es.wikipedia.org/wiki/Trastorno_bipolar

¿Todas las presidentes somos así? Kristina también, según se dice por ahí… 😛