En boca cerrada no entran pterodáctilos

Después de todo, éste sigue siendo el lugar de expresión más cómodo que tengo.

Es muy fácil quedar como una estúpida, lo difícil es darte cuenta de eso antes de mandarte el moco del año (y recién estamos a abril).

Niños: si no tienen nada bueno o inteligente para decir, opten por el silencio. Si son de decir todo lo que piensan, por lo menos analicen el contexto y a él amolden su discurso.

Uno es dueño de sus silencios, pero esclavo de sus palabras.- No sé quién lo dijo