Del uso de las timelines

Hoy me ocupa hablar de un concepto abstracto, inimaginable, y a la vez imprescindible, sin el cual entender nuestra existencia sería prácticamente imposible.

El tiempo.

La Real Academia Española lo define como la magnitud física que permite ordenar la secuencia de los sucesos, estableciendo un pasado, un presente y un futuro. Es la base para entender los sucesos físicos que mueven y hacen latir este universo, incluyendo de manera obvia –pero no exclusivamente- nuestra vida.

El tiempo no hace otra cosa que transcurrir. Ni siquiera es que transcurre; es eso que hay en medio de dos o más sucesos. Es algo que el cerebro humano creó y no es capaz de imaginar. Y es, a su vez, un algo lleno de atributos, tanto buenos como terribles.

El tiempo cura todas las heridas, el tiempo es tirano, el tiempo es dinero, el tiempo es implacable, eltiempo.es (?)


Hagamos un análisis superficial del mismo, desde nuestra realidad como individuos, ya que hay bastante tela para cortar al respecto y no me da la cabeza como para analizar el paso del tiempo en magnitudes planetarias (tampoco como para hacer más de 37.000 puntos en el Bouncing Balls de Facebook, entre otras cosas).

Sigue leyendo

¡Mórfosis, amigos!

Si no entendés el título del posteo, no tuviste infancia.

O sencillamente no te gustaban los Power Rangers.

La mayoría de las mujeres no paramos de cambiar. Desde la ropa que nos ponemos a diario (llamo a colación al “No tengo nada para ponerme” el cual suele derivar en la muerte de la de plástico, producto del impacto con los posnet del Alto Palermo) hasta el estado de ánimo. Convengamos que estas cosas entran en los cánones de la normalidad. Somos así. Las minitah somos así.

Pero ¿qué pasa cuando esto del cambio va más allá?

Sigue leyendo

Un tropezón no es caída

Convengamos que, cuando uno se arroja a resolver una situación armado sólo con su ignorancia y tozudez, es muy probable que se lleve una buena tunda de palos y una enseñanza.

Perdí los últimos tres o cuatro posts en el proceso de actualizar wordpress, pero al menos la parte que más me interesa se pudo conservar. Mis posteos más ridículos, viscerales y sentidos, están aún a vuestra disposición, oh, finos lectores.

May the creativity be with me. (?)