Rompimiento

Desgarra saber que tenés enfrente a alguien al que no podés corresponderle tanto amor y entrega. Temblás de impotencia, de culpa, sintiéndote inapropiado y artífice de una crueldad que reconocés porque alguna vez la sentiste en carne propia.

 

Pero el que es sabio tolerará esta pesada carga sabiendo que, cuando finalmente deje ir a esta persona, estará abriendo su destino a encontrar algo mejor. El dolor atestigua una falencia, que mientras más pronto se detecte, antes lo hará detenerse.

 

Espero que algún día me perdones.