Empiezo el domingo

Me rebelo contra el mundo empezando un nuevo hábito un domingo.

 

Imperaba mi retorno a las cantatas. Encontré en youtube.com una nueva alternativa para exhibir mis notas, con fachada incluida.

El resultado visual es tétrico (incluye efectos visuales injustificados), pero como siempre, pido atención al resultado final en lo que a mi voz respecta.

 

Without You con la debida -?- pixelación

 

(¿Notaron mis botoncitos de compartir en Facebook y Twitter? ¿el +1 de Google? Sería un buen momento para que lo hagan…)

 

Renuncio

Más allá de sus funciones usuales en mi supervivencia, mis vísceras se toman atribuciones que traspasan la frontera de lo físico. Cuando hay algo que no anda bien, cuando estoy en un lugar en el que no debo estar, inmediatamente me avisan mediante una especie de revolución interna.

 

Intuición, que le dicen. Suelo hacerle caso. Tengo un organismo persuasivo.

 

Renunciar o jugarse. Dos opuestos con igual costo de oportunidad. Y aunque tenga la responsabilidad de los choques que produzca en mis volantazos de voluntad, no me arrepiento de cambiar el rumbo. Es preciso ser fiel a uno mismo, antes que a un deseo falso, en el que no se tiene fe.

 

Renuncio. Necesito toda la energía posible para intentar ser feliz.

Lugares comunes a los que ir antes de morir

No sé en qué momento demonicé tanto el hablar de temas trillados. Llevo muchísimo tiempo rodeándome de gente que critica los llamados “lugares comunes”, olvidando que en la mayoría de los hitos de nuestra vida son los que nos ayudan a pararnos firmes y seguir, en definitiva, viviendo.

Así que, para rescatarme un poco de esta bruma de sensaciones que me paralizan, voy a ir a tomarme un café a un lugar común. El más común de todos, quizás.

Me cala hasta los huesos la cercanía de la muerte. Alguien que conozco desde chiquita, una persona genial, llena de energía desde que tengo uso de razón, sin muchas vueltas, se va a morir pronto. Quizás hoy. Quizás ahora mismo esté cerrando sus ojos por última vez .

 

De pronto todas mis cuestiones mentales, todos mis problemas, todos mis monstruos, se anulan. Me invade la sobrecogedora idea que mis grises ánimos valen lo mismo que una mentira. Mis problemas son mentira, no existen.

 

Muy pocas veces me detengo a pensar en lo joven y sana que soy, las cosas hermosas que presencié, y la infinidad de universos que me restan recorrer. Cada una de mis decisiones, en este tiempo, me van a conducir a realidades únicas; placenteras, adversas, incómodas, horribles, geniales. Cada decisión tomada comanda mis siguientes escenarios y me hará decidir, consecuentemente, sobre mi siguiente movida en el tablero.

 

Y yo acá, en un escritorio, escribiendo estas líneas, en una muestra igual de mi pasividad ante los eventos y las soluciones desesperadas de mi mente ante esa parálisis de la que hablaba recién. La vida me aterra de lo compleja y polifacética.

Pero, de igual manera, me maravilla y me hace necesitar encontrar la valentía de atravesarla. Urgente. Porque después pasan estas cosas, como tener que irte sin más; y si no tuviste las pelotas de comerte la vida cruda, como corresponde, el arrepentimiento será el sentimiento final.

 

No me quiero poner fatalista, pero la realidad es que los minutos son valiosos. El cuerpo y el alma exigen, a los gritos acallados por la rutina y la comodidad, que los viva como si no se repitieran. Y de hecho no lo hacen.

 

Es un lugar común incomodísimo, te digo, este de ponerte a pensar en la muerte y llegar a la conclusión de que tenés que vivir la vida.

 

Pero sirven un café excelente.