Demolición

Todos los informes de seguridad edilicia han llegado a la misma conclusión: esto se viene abajo.

Sin importar cuánto se gaste en mejoras en la fachada, las instalaciones están castigadas por el tiempo, el maltrato y las tensiones eléctricas anormales. Las paredes han soportado todo lo que han podido, pero las pérdidas de agua (extrañamente, agua salada) se ocuparon de humedecerlas al punto de generar una erosión irreversible. Hasta los propios cimientos se han aflojado y vuelto inestables para soportar el peso de la construcción.

Todo lo que habita el interior de este edificio, así como los vecinos y los transeúntes que pasan todos los días junto a él, corre serio peligro si no se toman medidas urgentes.

Hay que demoler.

Demoler las frustraciones, entendiendo que no hay mandato que me afecte si lo que busco es distinto de lo que éste me promete.

Tirar abajo todo lo que pretende devaluarme como mujer solo porque mi moldería es fastidiosamente inédita, siendo quizás esta la mejor muestra de mi invaluabilidad.

Implosionar con violencia, hasta que el núcleo de la Tierra se haga eco, las propias mentiras y amenazas que me mantuvieron encadenada y de lo cual soy la única responsable.

Que no quede nada de lo que me ha convertido en la nada.

Después, sobre las tierras removidas y vacías, eventualmente, empezar una obra nueva, fuerte, pura, única y destinada a tener muchos destinos. Que sea una cocina. Que sea un lugar donde la música resuene potentemente y pinte las paredes de colores nunca vistos. Que sea fragante y nunca esté privada de la luz. Donde los silencios sean como el calor e inviten a una introspección de las que dejan sonriendo, dando gracias por lo que nos rodea. Donde las puertas reconozcan de inmediato a quienes estén verdaderamente deseosos de entrar, y sean invisibles para quienes no sepan cómo lidiar con lo que existe en el interior.

Demoler. Y volver a empezar, pero bien.

 

Anuncios

Gritos

Sorprende cómo gritamos,

como bestias,

ante los clamores que nos bullen en la sangre.

 

Gritamos con las cuerdas de carne

de donde emanan, violentos,

juicios estruendosos, hechos de ira y viento

que dejan un temblor vibrante y absurdo

en el alma del otro.

 

Gritamos con los portazos

con los puños

con el dedo del medio.

 

Gritamos con las teclas, acariciando una pantalla,

con la ironía abriéndose un champán mientras

se ríe de nosotros.

 

Gritamos con nuestra inconstancia

con nuestra desidia

que odiamos lo que hacemos

y no hacemos lo que amamos.

 

Pero también gritamos con los besos

incluso los que

no damos

y se agolpan en el brillo húmedo

de nuestros ojos, como cuando te miro

y se pierde el cómo, el cuándo, el porqué de todo.

 

Gritamos con los latidos, con los temblores, con las mentiras

con las excusas

Gritamos porque somos bestias

como las que entienden, aunque no hablen, aunque no piensen

para qué nacieron y qué las hace plenas.

 

Sorprende cómo gritamos,

como bestias,

ante los clamores que nos bullen en la sangre.

 

Acá no pasó nada

Tardé un mes y quince días en estallar.

Hace un mes y quince días me pasó lo peor que me pasó en la vida. Me tomó todo ese tiempo liberar las lágrimas y los gritos desesperados que nacieron en mí esa noche, pero callé.

Un hombre, una excusa de hombre, se cruzó conmigo en mi sábado 5 de noviembre, con la lisa y llana idea de aprovecharse de mí. De tocarme. De saciar sus instintos a expensas de mi condición de mujer, de pertenecer al sexo débil.

Supongo que más factores de los que puedo calcular en mi ignorancia hicieron que desistiera.

Ignoré su putrefacta voz diciéndome “quedate quietita”, forcejeando para huir mientras sus manos me agarraban del pelo, queriendo llevarme hacia un portón oscuro. Luché y grité con toda la fuerza de mis pulmones, sin parar. Me soltó. Corrí. Mientras aún gritaba y corría, miré hacia atrás, y lo vi yéndose en dirección contraria, con una impasibilidad perversa que nunca había visto antes. La de alguien que sabe perfectamente lo que hizo, y sabe aún mejor cómo salir impune: haciéndose el pelotudo. Acá no pasó nada.

Lo primero que hice cuando llegué al Carrefour de Velez Sarsfield, que estaba a escasos metros de donde sucedió esto, fue buscar ayuda. Acto seguido, fui a hacer la denuncia a la comisaría. Recordaba todos los detalles de su ropa, su tez, su contextura, su posible edad; pero no pude ver su cara, con lo cual haber hecho la denuncia sólo sirvió para paliar mi ira.

Los hombres culpables sin cara pasan por inocentes. Acá no pasó nada.

Los días transcurrieron. El temor visceral que sentía de sólo pisar la vereda todos los días, muy de a poco, se fue disipando. No tuve más remedio que seguir yendo a trabajar, tragándome el miedo, y apurando el ya apurado paso que me caracteriza al caminar. Tomo dos, tres colectivos, y si el destino está a más de dos cuadras de la bajada, busco una excusa de utilería y simplemente me quedo en mi casa. Segura, tras tres o cuatro cerraduras. Acá no pasó nada.

¿Pero sabés qué? Pasa. Mierda que pasa.

No podés vivir pensando que por el sólo hecho de ser mujer hoy te pueden matar. No podés ser parte de la ruleta rusa a la que juega un pobre tipo con complejos de inferioridad, que si te elige, hará lo que quiera con tu cuerpo y con tu dignidad, humillándote para enaltecerse. Para sentirse poderoso. Para saborear un control que de otra manera, como es un pobre pelotudo, no podría tener sobre nada.

No podemos seguir así.

A diario nos enteramos de infinidad de casos de violencia contra mujeres y chicos. Hombres poseídos por la furia y la locura, que arremeten contra los más débiles. Asesinan. Hieren. Violan. Algunos hasta se burlan de la justicia negando los hechos con sonrisas en el rostro. Se burlan de todos.

Si tuviera que elegir una reacción visceral ante esta realidad del orto, sería llenarle la poronga de plomo al tipo que me agarró el 5 de noviembre. Pero no. No tendría suficientes balas. Ni tampoco suficiente empatía como para reaccionar como uno de ellos.

Sólo puedo ser fiel a mí. Hacer las cosas a mi modo. Exponer lo que pienso a la espera de llegar a los ojos y oídos correctos.

Soy mujer. Tengo forma de mujer, pienso como mujer, hablo como mujer, siento como mujer. No puedo despojarme de eso como podría, tristemente, despojarme de mis pertenencias. No puedo, no quiero, me rehúso.

No quiero vivir en un mundo en el que mi integridad sea arrebatada en segundos, cuando peleé una vida por construirla y valorarla, sólo porque tengo tetas y culo.

No sé qué tiene que suceder para que las cosas cambien. Deseos envilecidos reinan en las miradas de la sociedad ante una mujer hermosa, inalcanzable, rebosante de sexualidad y expuesta hasta el útero, en todos los medios audiovisuales. ¿Qué nos queda a las que enfrentamos a esa sociedad, día a día? ¿Nos toca, acaso, ser el peor es nada de un tipo caliente y frustrado por una vida que le venden y que no se puede permitir?

No. Me niego.

No sé si alguno de los que me está leyendo tiene poder. No sé si acaso son influyentes en los medios que controlan esta cultura de la erotización de todo. No sé tampoco si son un Juan Pérez que tiene una o muchas hermanas.

En cualquier caso, a vos que me leés: si tenés la posibilidad de hacer algo por proteger a una mujer, hacelo. No la dejes caminar sola por la calle, en especial por la noche. Resguardala. Controlá que a donde vaya, llegue bien. Pedile que te avise dónde está. Abrazala, hacela sentir contenida. Enseñale a reconocer a quienes pueden lastimarla. No seas uno de ellos, gritándole a extrañas lo fuerte que te las garcharías. Sé un verdadero hombre. Decile y hacele sentir cuánto vale, cuán preciada es su vida y cuán orgullosa debe sentirse de ser quien es. Fortalecela. Está para ella, cuando lo necesite.

Somos un sexo frágil, pero no débil. Somos capaces de hacer grandes cosas. Cuídennos y las verán surgir.

La etapa de los por qué (cosas que nunca voy a entender)

Por qué los colectivos no vienen con un tachito de basura que me evite tener en la mano esa botellita vacía que mi instinto de decencia no me permite tirar por la ventanilla.

Por qué no puedo admitir a nadie que no se parezca a él.

Por qué nos invade la desidia en ocasiones.

Por qué nos pesan tanto los domingos.

Por qué el que sabe sabe, y el que no, es jefe.

Por qué me duele tanto pararme derecha.

Por qué Dios permitió que se rompiera el termotanque.

Qué es lo que convierte en indeseable a una persona atenta, cordial y comprometida y en deseable –imprescindible, incluso- a otra que ignora y hiere todo lo que somos.

Por qué no me crece el pelo más allá de los omóplatos desde el año 1997.

Por qué el hombre le teme al compromiso.

Por qué la mujer le teme al compromiso.

En qué momento el dinero dejó de ser un medio para convertirse en un objetivo, por el cual daríamos y tomaríamos la vida, nuestra y ajena.

Por qué hay tantas correas de distribución en las banquinas del Acceso Oeste.

Por qué esa uña del dedo del pie derecho tiene una mancha negra, desde hace años.

Por qué me obstino en hacer lo que siento que está bien y no lo que sé que está bien, ante la realidad irrefutable de los resultados en mi contra.

Por qué tengo gente que me lee, me sigue, y quizás hasta que me admira; y, en simultáneo, me siento abrumadoramente sola.

Por qué nada me es suficientemente intenso y memorable.

Por qué necesito saberlo y entenderlo todo.

Rompimiento

Desgarra saber que tenés enfrente a alguien al que no podés corresponderle tanto amor y entrega. Temblás de impotencia, de culpa, sintiéndote inapropiado y artífice de una crueldad que reconocés porque alguna vez la sentiste en carne propia.

 

Pero el que es sabio tolerará esta pesada carga sabiendo que, cuando finalmente deje ir a esta persona, estará abriendo su destino a encontrar algo mejor. El dolor atestigua una falencia, que mientras más pronto se detecte, antes lo hará detenerse.

 

Espero que algún día me perdones.