Planeamiento 2011

El gobierno de Mundo Ce, en un ataque poco creíble de ejercicio del derecho de autodeterminación de los pueblos, ha decidido lanzar su plan de acción inmediato para el recién estrenado 2011.

Para un análisis sencillo por parte de los lectores, he decidido exponer dicho plan estableciendo un orden mínimo de prioridad, factibilidad y grado de fantasía de su cumplimiento.

Categoría 1: Corto plazo (mañana empiezo)

  • Gimnasio. Es acá en la esquina. Si no empiezo soy la peor basura desde la gaseosa Nativa.
  • Dieta. No siendo ya tolerable la flojera cárnica actual, complementario al ejercicio físico aplicaré el ajuste inmediato de la cantidad y calidad de los alimentos. La corto con el pan, con la gaseosa (con azúcar), con los panqueques y con los congelados. No me he expedido aún sobre las achuras.
  • Desorganización. Me compré una agenda de $60. La tengo que amortizar. Además está buena para simular que tenés una vida cuando la sacás en un barcito. Si te reíste es porque probablemente hagas lo mismo. Bueno, puede que no. Quereme igual.

Categoría 2: Mediano plazo (en marzo hablamos)

  • Estudios. A la presidente le dio por querer estudiar Derecho. Tanta lucha legal con las instituciones financieras (y brillantes antecedentes en la interpretación de las leyes en experiencias académicas anteriores) hicieron que me decida a meterme UNA VEZ MÁS en la prestigiosa Universidad de Buenos Aires. No me deseen suerte; deséenme un día con 32 horas.
  • Música. No es justo que sólo ustedes sean acosados por mi escalonada y desprolija voz. Es tiempo de llevarla hacia los oídos de los productores musicales. Demo mediante, que no he grabado todavía, lo haré posible.
  • Blogging regular. Cuando lancé el dominio mundoce.com.ar, prometí ofrecer contenido. Como mi vida personal no se ha convertido en una vorágine de reflexiones escritas, será mejor que empiece de una vez a hablar sobre cosas que pasan afuera de Mundo Ce. Se aceptan sugerencias.

Categoría 3: Largo plazo (cuando se hiele el infierno o se retire Tinelli, lo que ocurra primero)

  • Independencia. Me cuesta un poco estar sola. Más allá de disfrutar aquellos momentos en que la casa está en silencio y mi desorden organizado, la edad ya me está pidiendo que someta a la persona a la experiencia de sostenerse por su cuenta, dejando de lado el hecho de estar cómoda viviendo con mi familia. Hablando de cuentas, ahora no me cierran como para irme a vivir sola. No deja de ser, igualmente, un objetivo para cuando se den las condiciones.
  • Pareja. Prefiero no dar demasiados detalles; esto es simplemente un… deseo.
  • Aprender a manejar. No sé para qué. No tengo auto, no tengo ningún lugar al que necesite ir en auto y no podría mantener un auto. Pero saber no ocupa lugar, dicen.

Estas cosas son bastante personales; ninguno tiene por qué saber que estoy rellenita, soltera y sin estudiar. Pero el tener una suerte de presión externa me ayuda a ponerle pilas al cumplimiento de estas metas que, aunque no son nada espectacular, me van a hacer sentir bien. Punto. La idea es esa. Estar y sentirse bien.

Cuento con ustedes para que me peguen una palmada en la nuca cuando me vean evadiendo cualquiera de estos proyectitos. Gracias.

Anuncios

Ministerio de Turismo de Mundo Ce

Me complace anunciar la reactivación del Ministerio de Turismo de Mundo Ce, dado que el mismo no tiene actividad desde la década de los 90. Sí, hace por lo menos una década que no salgo de la urbanidad de Buenos Aires.

La señorita Lámpara portará el cargo de Ministra hasta que la Presidente, es decir yo, pueda portar por sí las iniciativas de viaje y exploración de territorios lejanos.

Como primer medida, viajaremos a las pacíficas (quiero creer) playas de Cariló, último destino visitado por mí cuando era una niña. Estoy segura que será una experiencia muy emotiva y nostálgica; por supuesto que luego de las lágrimas de felicidad que seguro derramaré al ver el mar, todo será diversión, arena, sol y comida, mucha comida.

Voy a irme por primera vez sin mis padres. Y con la Lámpara, lo que significa un plus en toda actividad de por sí divertida. Voy a viajar en micro de larga distancia por primera vez. Voy a usar bikini por primera vez en una playa.

Otro sueño cumplido, 2009.

P.D.: Me saqué un 8 en el parcial de Derecho, ese en el que me había ido “mal”.

Fráidei

Hallo un gozo enorme en que hoy sea viernes y haya solcito. En que había sólo dos e-mails en la bandeja de entrada y uno era publicidad. En que hoy por primera vez, desde que curso en la facultad, me enseñaron algo que no vi en la secundaria: límites. En que tengo la cabellera lisa y sedosa. Y, por último, en que probablemente hoy no haga más nada. Mi semana terminó hoy, ahora, con este bostezo…

Informe de la Presidencia

Ante todo pido disculpas a los visitantes fortuitos de mi pequeño espacio virtual que no hayan encontrado lo que estaban buscando. Sé que la gente llega a mi blog usando keywords como “gorda ridícula”, “Marolio” y frases varias de los Simpsons, y estimo que deben llevarse poco de aquello que querían encontrar. Es Google, no yo, el que los engaña.

Luego de esta pequeña disclaimer, procedo a comentar (a quien esté interesado) algunas cosas que están sucediendo en el noble país que presido…

  • Irrefutabilidad en la situación de aumento del tejido adiposo en el sector centro-sur. Sí, queridos, he engordado. Lejos estoy de las épocas en que mi madre creía que tenía problemas psicoalimentarios. Ha quedado demostrado, por si quedaba alguna duda, que siento pasión por los alimentos, en especial cuando he de ingerirlos. Con el objeto de no ser confundida con una mujer en la dulce espera o bien no tener que agrandar los marcos de las puertas de mi casa, he tomado la determinación de reducir el consumo de bebidas carbonatadas, especialmente la que en chino se llama “deliciosa felicidad”, o algo así. Así que ya saben, si los visito, guárdenme Levité de Manzana o Naranja, Aquarius, Cepita, etcétera. Otro tipo de medidas antiadiposidad consiste en (como vengo prometiendo) anular por completo el consumo de chatarra y limitar el de dulces a lo mínimo indispensable.
  • Comienzo de la actividad académica propiamente dicha. Actualmente curso dos materias de la carrera de Comercialización, siendo una de ellas, en una apreciación personal de complejidad, un jeroglífico dibujado por un egipcio disléxico y alcohólico (¡Matemática! ¿Cómo adivinaron?). Introducción al Derecho resulta ser una vieja amiga que me resulta sencilla y llevadera. Dedico mucho tiempo a la primera y poco a ésta última… pero pronto tendré que encontrar un equilibrio para no sobreestimar una materia que puede ser vencida, ni subestimar una que también requiere su cuota de preparación.
  • Resfrío. Esto es algo más bien reciente. Gracias al bendito calentamiento global, la amplitud térmica se fue al cuerno, y con ella, mis defensas. No soy un maldito litro de leche, como para que me sometan al proceso UAT y pretendan que salga una Cecilia fresca y saludable, ¿entienden? Esperemos que sea una cosita de nada y pueda volver pronto a las actividades con el mismo ímpetu (cuac) que me caracteriza.
  • Planificación económica. Mi compañera de trabajo y modelo de conducta ha elaborado, previa consulta al Ministerio de Economía de Mundo Ce, un presupuesto de gastos mensuales que promete rendir excelentes frutos. ¿Será este el comienzo de un período de austeridad pronta a convertirse en prosperidad? ¿Se abrirán nuevas puertas producto del ahorro? ¿Tiraré todo al cuerno para comprarme unos zapatos de Paruolo? Lo único que puedo afirmar es: Alea jacta est.

Debo interrumpir el presente informe para ir a almorzar y a pensar en otra cosa que no sea el dolor de cabeza punzante que estoy teniendo ahora mismo. No sé si clavarme otros 2 paracetamoles o pedir un escarpelo…

Hasta luego, polluelos.

Al fin

“¡Ya soy universitario! ¡Ya no necesito el diploma de la escuela secundaria! ¡Soy intelectual, muy inteligente! ¡Soy intelectual, muy inteligente! Ay, qué bonito soy…”

Bueno, con esto se cae de maduro, queridos lectores, que logré vencer las barreras del tiempo, la indecisión y la flojera mental aprobando el examen de ingreso de la UADE.

La nota la tendré en estos días, pero sé que aprobé porque ya pude meterme a mis sesiones web de todas las áreas de la universidad e incluso ya les debo $1.200.

La provincia del Físico también tiene buenas noticias, queridos. Dientes y resto del organismo serán debidamente arreglados de aquí al año 2011. Un país con obras es un país que avanza. (?)

Quiero agradecer públicamente a todos aquellos que, a su manera activa o pasiva, han colaborado con estos pasos enormes (a mi criterio) que pude dar en el último tiempo. Las cosas han cambiado mucho y presiento que lo mejor aún no ha llegado. Si no fuera por ustedes, fieles lectores y por sobre todo, amigos… el estatismo me hubiera devorado. Hoy puedo decir que puedo darle pelea a cualquier situación que se me ponga adelante…

Ce está feliz. Al fin.

El reencuentro de Ce y las Ciencias Exactas

1º de Junio de 2009. Día histórico en Mundo Ce.

El Ministerio de Educación de nuestra querida y bajita nación otorgóle en esta fecha a la Universidad Argentina de la Empresa el manejo de sus asuntos.

Hete aquí que la Universidad requiere la presentación de la presidente a un examen integrador de Matemática de secundaria y de Comprensión de Textos. Sus consejeros personales quisieron tranquilizar a la mandataria con frases como “es una pavada, está hecho para que entre cualquiera”. Arqueando la ceja, quiso ella creerles, mas eso de no haber tocado un apunte matemático en por lo menos cinco años, previos a los cuales tampoco tenía muy buenos resultados en la materia, pesaba en su ánimo.

Ce entonces comenzó, en sus ratos libres (y no tanto, procrastination laboral mediante), a revolver la web desesperadamente en busca de apuntes sobre los malditos polinomios, números reales, intervalos, y sarazas varias que está consciente corresponden al programa de aprendizaje de un puberto disperso.  Encontró un mar de material, pero no logró hasta el momento organizarlo en forma coherente.

Qué vergüenza. Estuve a punto de ir a Yenny a comprar uno de los libros de texto que enuncia el programa del examen, uno de Matemática Polimodal de Editorial Santillana, el “I” encima.

Dicen que la vida nos enfrenta a nuestros peores temores, y si no son temores, a esas cosas que postergamos y desplazamos por comodidad. ¿Viste? Ahí tenés. Ce enfrentándose a un batallón de numeritos, incógnitas y leyes para poder abrirse paso a un futuro nuevo.

Los actualizaré con mis progresos. Por lo pronto, seguiré peleando con mi capacidad de búsqueda mientras Google se ríe de mis mil intentos.

Procrastination

No dejes para mañana lo que puedas hacer hoy.

Está bien, señor autor del proverbio: inyécteme un poco de taurina y cafeína, y seguiré su consejo con mucho gusto y placer.

Procrastination es un concepto que adquirí hace unos meses gracias al frondoso conocimiento de mi amigo David. Describe la situación de evitar hacer aquello que tenemos asignado por conservar la mera comodidad del ocio. Puede que tenga consecuencias negativas. Mas lo cómodo suele tener prioridad en aquellas almas poco apremiadas por la necesidad, o bien con poco control jerárquico.

Después de algunos días de actividad intensa en el trabajo, las tareas urgentes cesaron y el querer descansar de las mismas me llevó a un estado agudo de procrastination (no estoy muy segura de usar mi traducción de la palabra al español). Llevo horas de ocio sostenido junto con una sensación horrible de “me estoy olvidando de algo importante”. Ni siquiera haciendo un listado de tareas o asuntos a los que tengo que prestar atención encuentro esa supuesta urgencia olvidada. Lo más probable es que no exista y tenga todo bajo control, con los plazos en vista y mi parte de la labor hecha. Lo no urgente puede esperar. Sigo cansada por el trajín, muy cansada. Al mismo tiempo lo extraño, ya que las horas se pasan más despacio. ¿Gataflorismo laboral? Casi con seguridad.

Lo cierto es que aunque the procrastination es una realidad muy palpable en Mundo Ce, tendrá su sopapo aleccionador durante el invierno, con la llegada de los libros de texto y las nuevas obligaciones académicas felizmente autoimpuestas (pero impulsadas por personas queridas o con una buena dosis de objetividad).

Si alguno es un procrastinator, no tenga miedo de levantar la mano; todos pasamos por esa etapa en algún momento de nuestra vida. 😀

Besotes.