¡Crece de una vez, raquítico condenado!

Eso le decía el papá de Manolito (amigo de Mafalda, si no la conocés a Mafalda estás out, gordi -?-) al malvoncito del patio, para que creciera.

Sólo les quiero comentar que la autora de este vertiginoso blog se pasó la tarde saltando en un castillito inflable. Y la pasó bomba.

¿Crecer? No me rompas. Dejame disfrutar mi post-adolescencia con regresión a la niñez en paz.

Anuncios