¡Sálvate, Marty!

Miles de fanáticos argentinos no pueden estar más felices.

Back to the Future, mejor conocida localmente como Volver al Futuro, fue un regalito atrasado de navidad que nuestro país recibió el 26 de diciembre de 1985. Yo no había nacido, pero en tanto tuve uso de razón como para mirar una película entera, pude verla y simplemente amarla.

Marty McFly, un pibe de 17 años con aspiraciones musicales y ciertos problemas para desvestirse para dormir, viaja accidentalmente al año 1955 gracias a una máquina del tiempo, que fuera inventada por su amigo, el Doc Emmett Brown. Una vez ahí, mientras averigua (con la ayuda del Doc Brown del pasado) cómo cuernos volverse a 1985 sin una gota del plutonio que precisa para hacer funcionar la máquina, se da cuenta que su propia existencia está en peligro; Lorraine, su madre, se enamora perdidamente de él sin siquiera registrar la existencia de George McFly, un nerd sin personalidad que no es otro que su padre.

Marty y el Doc Brown

No conozco muchas personas que no hayan visto esta película por lo menos diez veces, junto con sus dos secuelas. Y muchos lamentamos no haber nacido (mucho menos haber sido adolescentes) en el momento en que se estrenó.

Lo bueno es que hay gente más enferma de amor por el cine que uno, que se mueve para lograr cosas increíbles, como ser -justamente- el reestreno en cines de Volver al Futuro en formato digital.

Los chicos de CinesArgentinos.com son los responsables de esta campaña genial, que estoy segura hará reventar los cines.

En la semana del 13 al 19 de enero de 2011, los siguientes complejos programarán horarios especiales para las proyecciones:

  • SHOWCASE (todavía no hay rastros de los horarios):  Belgrano, Norte, Haedo, Quilmes, Rosario y Córdoba.
  • HOYTS (clic para conocer todos los complejos, días y horarios)
  • CINEMA CITY en La Plata (todas las noches)
  • CINEMA de Mar del Plata (todos los días en las trasnoches)
  • OCEAN de Necochea (en días especiales)
  • Atlantico de Miramar en días especiales
  • CINEMACENTER (en funciones trasnoches): San Juan, San Luis, Tandil, Resistencia (Ávalos), Corrientes y Bahía Blanca.
  • VILLAGE: Neuquén y Avellaneda en mediodías; Mendoza y Pilar en días especiales.

Yo me las voy a arreglar para asistir a una de las funciones, ¿ustedes?

Anuncios

24 horas para cambiar el mundo

Siempre tan smoke-seller, la señorita.

Está haciendo calor en Buenos Aires.

Y sí, queridos, el verano acaba de posar su pesada osamenta sobre nosotros, sin mosquearse en cuánto nos está aplastando. Por más enormes que sean los esfuerzos de mi amado Turbo Yelmo, si no hay aire fresco que mover, seguiré teniendo calor por las noches. Por tanto, seguiré teniendo sueños ligeros y proyecciones oníricas de variado nivel de locura y patetismo -como el de anoche, en que la timeline de twitter había juntado esfuerzos para conseguirme pareja, sin consultarme primero-.

Cuando despierto parcialmente, incómoda y a horas ridículas -recordando mi post Crisis = Oportunidad, sobre los despertares confusos– automáticamente mi cabeza se pone a trabajar sola y a querer resolver problemas que NO puedo resolver porque:

a) no es el momento de resolverlo, porque no ha surgido todavía, sino que se lo ve venir;

b) no tengo los medios, o mejor dicho, aún no ha surgido el problema como para saber qué se precisa para su resolución y si efectivamente carezco de esos medios;

c) ni siquiera es un problema enteramente mío, sino de más personas.

Entonces, la que esto les canta arranca su día con todo lo izquierdo que posea. Si está en su casa -como es el caso, que está de vacaciones-  se la pasa con cara larga, exfoliándose la pera contra el piso. Si está en el trabajo, probablemente se ponga a llorar por una idiotez, como que se le rompa un sobre con publicidad de OfficeNet.

No hace falta que aclare cuán contraproducente es este fenómeno de histeria cuando una está tratando de llevar una vida expeditiva hacia los sueños personales. Estoy loca con la palabra expeditiva. No puedo dejar de usarla. Expeditiva, expeditiva, expeditiva.

Para cortar con tanto malalechismo, opté por salir y sacrificar unos pesos en el entretenimiento personal. Al principio mi idea era comprar una mesita de pino para pintar a juego con mi cama, pero luego resultó en regalarme una entrada de cine, una cerveza, un pancho y unas Saladix para pasar la tarde babeándome por Robert Downey Jr. y Jude Law interpretando a dos panteras de la lógica y la deducción. Mon Dieu.

De yapa, la lluvia torrencial que se largó mientras regresaba del trajín me barrió un poco tanta estática citadina dospuntoceriana (??), y al llegar a casa ya era Ce nuevamente.

No sé si fue lo más productivo que pude hacer con mi tarde, pero de seguro sirvió para revertir el bad mood. Tanta histeria merece ser resuelta rápido y a cualquier costo; los aproximadamente cinco problemas que me surgieron en la cabeza por haber dormido mal casi me hacen ponerme a llorar en Rivadavia y Membrillar.

¿Cuántas veces dijimos que el día no nos alcanza para hacer todo lo que tenemos para hacer? Bullshit. Alcanza y sobra. Sólo hay que tener en cuenta un tip que nos tiró Jesús cuando estaba chancleteando por los pagos terrestres (y ya que estamos, les cito todo el pasaje para que entiendan en qué contexto lo dice; siempre me gustó mucho):

“Por tanto, os digo: No estéis preocupados por lo que habéis de comer o beber para vivir, ni por la ropa con que habéis de cubrir vuestro cuerpo. ¿No vale la vida más que la comida y el cuerpo más que la ropa? Mirad las aves que vuelan por el cielo: ni siembran ni siegan ni almacenan en graneros la cosecha; sin embargo, vuestro Padre que está en el cielo les da de comer. Pues bien, ¿acaso no valéis vosotros más que las aves? Y de todos modos, por mucho que uno se preocupe, ¿cómo podrá prolongar su vida ni siquiera una hora?

¿Y por qué estar preocupados por la ropa? Mirad cómo crecen los lirios del campo: no trabajan ni hilan. Sin embargo, os digo que ni aun el rey Salomón, con todo su lujo,y se vestía como uno de ellos. Pues si Dios viste así a la hierba, que hoy está en el campo y mañana se quema en el horno, ¿no os vestirá con mayor razón a vosotros, gente falta de fe? No estéis, pues, preocupados y preguntándoos: ‘¿Qué vamos a comer?’ o ‘¿Qué vamos a beber?’ o ‘¿Con qué nos vamos a vestir?’ Los que no conocen a Dios se preocupan por todas esas cosas, pero vosotros tenéis un Padre celestial que ya sabe que las necesitáis. Por lo tanto, buscad primeramente el reino de los cielos y el hacer lo que es justo delante de Dios, y todas esas cosas se os darán por añadidura. No estéis, pues, preocupados por el día de mañana, porque mañana ya habrá tiempo de preocuparse. A cada día le basta con sus propios problemas.

Mateo 6:25-34 – Biblia

Besos a quienes los merezcan.

Presentación Oficial del Escudo Nacional de Mundo Ce

Porque nadie, absolutamente nadie lo solicitó (y con mis vacaciones hago lo que se me cantan las puntas florecidas), os presento, amados conciudadanos…

… el Escudo Nacional de Mundo Ce.

Escudo de Mundo Ce

Escudo de Mundo Ce

Tengo mucho calor como para elaborar una síntesis de la simbología utilizada, así que los invito a tratar de desglosar los elementos del loable (?) gráfico.

Atenta y cariñosamente para toda la manga de p*tos (?), saluda la Srta. Presidente.

Summer recess!

Claro que tengo ansias por las vacaciones, por el glorioso break-free de 15 días en que me asaré bajo los rayos de Febo y chapotearé en cuanto estanque de cemento se me ceda temporalmente -a falta de uno propio, por vivir en departamento-.

Pero… en serio, ¿TAN pesada tiene que ser la semana previa? ¿el viernes previo?

Imagino que es un widget del Señor para que disfrutemos más -y mejor- el descanso. Bienvenido sea, entonces.

Una hora y media más, y la Presidente declara receso estival en la provincia del Trabajo y los Negocios. Que la provincia del Arte, por otro lado, encuentre su auge y nos deleite pronto con obras fresquitas y notas dulces. Que la provincia del Físico engorde a discreción de tanto comer cosas ricas, y procure broncearse como Dios no estoy segura pero capaz manda.

Dicen que el gobierno debe rendir cuentas sobre su accionar, pero les aseguro que le será muy complicado presentar material pictórico del cumplimiento de las consignas. Maldita celulitis.

Besos a quienes los merezcan.

Resultados del Primer Plebiscito

A propósito del Primer Plebiscito realizado por el gobierno de Mundo Ce, cumplo en anunciar sus resultados:

La presidente terminó el año con un poquito de alcohol en sangre, en compañía de la familia cercana (y muy querida) y con un celular con 3G, así que esta apuesta con sabor a comicio resultó en que TODOS FUERON GANADORES: terminé el año ebria, milagrosamente acompañada, emitiendo tweets y después de un rato, al borde de quedarme dormida (en vez de a las 0:15, a las 01:15, ¡bien!).

Quiero agradecer a los que participaron de la encuesta, y desearles un archifeliz año nuevo a quienes pasen por aquí. No lo arruinen con pesimismo; deseen, proyecten, hagan, disfruten y amen, que la vida está para eso.

Revolución de maceta

El último trimestre de 2009 viene con airecitos guevaristas, en el sentido que están sucediendo cosas que no habían sucedido antes, cosas revolucionarias.

Es el tercer día en que tomo té con limón de la máquina de la oficina. Yo no tomaba té desde 1989, aproximadamente. Sucede que por razones de fuerza mayor, el té se volvió la única infusión permitida en mi dieta; entonces, para no morir (?) de sed, tuve que taparme la nariz y echar un par de tragos a mi bebida antipredilecta. No estaba tan mal. No estaba mal. Estaba rica, riquísima. Con lo cual hoy, ya mejor de mi cuadro digestivo, tomé té por gusto. Insólito.

Quizás no sea tan insólito. Lo mismo me pasó con la salsa de tomate en la pizza y en guisados; ahora puedo tolerarlo en cantidades pequeñas. No pedazos grandes, que tenga que masticar (iugh), pero sí una presencia poco abundante. Valoro incluso el sabor que imprime a las comidas. Solía ser alérgica al tomate, especialmente al crudo -el de ensalada-, y llegó a asquearme en todas sus formas. Pero con el tiempo y el deseo irrefrenable de comer, la tolerancia venció.

Por otro lado, en aspectos un poco más trascendentes, me le estoy animando más a las personas. Como escribí en otra oportunidad, siempre espero la reacción y el interés del otro; pero al ver que esto en los últimos tiempos no sólo ralentiza los procesos sino que está mal visto -casi como un símbolo de altivez y hasta de inseguridad-, traté de empezar a cambiar la actitud. Nada sino mi propio orgullo me impedía acercarme a quien quiero acercarme. Habiendo iniciado la metamorfosis, todo parece marchar bien -hasta que empiecen a llegar las órdenes de restricción-.

Similar es la situación frente a choques con gente que no pertenece a mi círculo. Nunca falta el que te basurea sin causa, o utilizando como causa el desagrado hacia mi cara o hacia mi ser, en general. También están los que inventan pleitos por embole. Incompatibilidad. Pero, ¡en fin! Habiendo afrentas, en un pasado no muy lejano, solía dejarlas sin contestar, aún teniendo cientos de cosas para decir al respecto. Cosas coherentes, ni siquiera producto del enojo.

(uy, giré mucho en la silla y me mareé, bolóh)

Cosas coherentes, ni siquiera producto del enojo. Notando anatómicamente que esto no me hacía nada bien, aprendí a contestar. Algo así como el estallido de Ned Flanders hacia todo Springfield, pero sin personal médico psiquiátrico involucrado. Mejor dicho, entendí la importancia del ejercicio del derecho a réplica, de defenderse ante lo injusto, ante lo estúpido, ante la calumnia y la injuria. Por más que te sigan puteando, la gente respetará el que hayas expuesto tus argumentos. Y en última instancia, vos te quedás tranquilo de haber dicho tu verdad. Todo lo que venga después can talk to the hand.

(Y si la gente tuviera razón en sus peroratas, ahí sí, toca reconocer el error y pedir disculpas, vio)

Quizás todo esto sea una recopilación insulsa de pequeños cambios, pero todo cambio siempre es para mejor. Ya sea que nos reditúe un beneficio inmediato, o que nos signifique una prueba, nos hará mejores personas si sabemos hacia dónde enfocarnos.

2009 fue un pedazo de año para mí, ya que trabajé mucho para hacer cosas que me enriquecieran como persona. Estuve muy ocupada revolucionando mi vida. Esperemos que la tendencia continúe… por el bien de los países limítrofes de Mundo Ce (o sea, ustedes).

Besos a quienes los merezcan.

Dune

Gracias a la magia de Interné, nuestros añorados juegos de pc de los tempranos años noventa vuelven a nuestras vidas.

El otro día recordaba el viejo Dune con un amigo, y reconocí que me encantaba, pero nunca llegué a terminarlo porque estratégicamente era muy, muy difícil para mi limitada mente.

Pensé que hoy por hoy, bordeando los veintitrés años y con muchas experiencias de vida encima, podría reencararlo y finalmente triunfar en la estrategia militar y económica que el Dune plantea. Lo bajé, lo empecé y estoy tan (o más) estancada que a los doce años.

¿Lo jugaron? ¿Lo pasaron? Cuenten, cuenten. Necesito hints. ¡Necesito esperanzas! ¡NECESITO GANAR ESE JUEGO! ¡NECESITO PREOCUPACIONES DE VERDAD!