Summer recess!

Claro que tengo ansias por las vacaciones, por el glorioso break-free de 15 días en que me asaré bajo los rayos de Febo y chapotearé en cuanto estanque de cemento se me ceda temporalmente -a falta de uno propio, por vivir en departamento-.

Pero… en serio, ¿TAN pesada tiene que ser la semana previa? ¿el viernes previo?

Imagino que es un widget del Señor para que disfrutemos más -y mejor- el descanso. Bienvenido sea, entonces.

Una hora y media más, y la Presidente declara receso estival en la provincia del Trabajo y los Negocios. Que la provincia del Arte, por otro lado, encuentre su auge y nos deleite pronto con obras fresquitas y notas dulces. Que la provincia del Físico engorde a discreción de tanto comer cosas ricas, y procure broncearse como Dios no estoy segura pero capaz manda.

Dicen que el gobierno debe rendir cuentas sobre su accionar, pero les aseguro que le será muy complicado presentar material pictórico del cumplimiento de las consignas. Maldita celulitis.

Besos a quienes los merezcan.

Anuncios

Ministerio de Turismo de Mundo Ce

Me complace anunciar la reactivación del Ministerio de Turismo de Mundo Ce, dado que el mismo no tiene actividad desde la década de los 90. Sí, hace por lo menos una década que no salgo de la urbanidad de Buenos Aires.

La señorita Lámpara portará el cargo de Ministra hasta que la Presidente, es decir yo, pueda portar por sí las iniciativas de viaje y exploración de territorios lejanos.

Como primer medida, viajaremos a las pacíficas (quiero creer) playas de Cariló, último destino visitado por mí cuando era una niña. Estoy segura que será una experiencia muy emotiva y nostálgica; por supuesto que luego de las lágrimas de felicidad que seguro derramaré al ver el mar, todo será diversión, arena, sol y comida, mucha comida.

Voy a irme por primera vez sin mis padres. Y con la Lámpara, lo que significa un plus en toda actividad de por sí divertida. Voy a viajar en micro de larga distancia por primera vez. Voy a usar bikini por primera vez en una playa.

Otro sueño cumplido, 2009.

P.D.: Me saqué un 8 en el parcial de Derecho, ese en el que me había ido “mal”.